jueves, 15 de marzo de 2012

Delirante



Está claro que es mucho más importante que el cerebro.

No hay comentarios: