viernes, 7 de octubre de 2011

500

No conocían el fuego, así que se quedaron muy sorprendidos la primera vez que lo vieron. Aquella manifestación de la naturaleza, tan terrible y majestuosa a la vez, les fascinó y les llevó por caminos separados.

Algunos, la mayoría, lo adoraban como a un Dios, y lo representaban de las maneras más fidedignas posibles, ya que si no lo hacían, incumplían la Ley Sagrada.

Otros pocos, contrariamente a los primeros, les fascinaba el fenómeno, y el calor que producía. Así que ellos mismos intentaron crear su propio fuego. Torpemente, intentaron encontrar un camino por el que reproducirlo, y con mucho trabajo, al final lo consiguieron. Su fuego era pequeño y triste en comparación con el Gran Fuego que los otros admiraban. Pero lo habían producido ellos, y su pequeño fuego daba calor, cosa que no hacía ninguna de las maravillosas representaciones que los otros creaban en honor a su divinidad.

Y con esta chorrada van 500 entradas, wohoooo!
Seguimos aprendiendo, o no?

6 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Hombre, esto va como un tiro.

¿La fiesta con barra libre es ahora o en la entrada 1.000?

Rudo Curtir dijo...

En la 1000, sí. Le daré indicaciones para llegar a ella sin problemas. Alguna bebida en particular?

Nana dijo...

Es curioso que, efectivamente, a pesar de mi evidente involución, parece que sigo aprendiendo cosas.

Espero intensamente que haya barra libre de mojitos y de gintonics. Ah, y sándwiches de esos de pan bimbo con nocilla cortados en triangulitos.

Rudo Curtir dijo...

Por supuestísimo Nana que habrá sángüiches de esos tan ricos, y que tanto nos gustaban en las fiestas de cumpleaños cuando éramos más chicos.

Y también manises para los primates, claro.

HombreRevenido dijo...

A mí que me den cerveza fresca y me cepillen. Yo con eso ya me doy por satisfecho.

Rudo Curtir dijo...

Sí, de eso también. Habrá un cepillador profesional.