viernes, 31 de diciembre de 2010

Resumen del año

Aquí estamos, una vez más. Otro año que termina, y uno nuevo que empieza. Tenemos la manía de cuadricular nuestra existencia (ya lo haré mañana, el año que viene prometo que...), en vez de vivir los momentos como son, únicos e irrepetibles. En cualquier caso, el ciclo de las estaciones nos influye y por tanto es una buena excusa para crear una división que favorezca nuestras estructuras mentales. Así que voy a intentar dejarme llevar por ellas y resumir un poco lo que ha sido este año a grandes rasgos.

Ha habido momentos malos, pero he de reconocer que en gran parte ha sido debido a mi incapacidad de gestionar correctamente mis emociones. Mis problemas físicos (hombro), aunque no son graves pero sí incómodos siguen ahí, pero he mejorado bastante sin tener que recurrir a la cirugía (y espero no tener que hacerlo por mucho que así lo crea el traumatólogo). Quitando eso, ha sido un año muy productivo en lo personal. He conocido a gente maravillosa, he profundizado en amistades, he entrado en un grupo de música (con mucho sentido del humor), he continuado entrenando intentando dar lo máximo posible y he seguido conociéndome a mí mismo. Esto último quizá sea donde más esfuerzo he puesto, aunque a veces creo que no hago lo necesario.

Y es que al final, somos nosotros mismo contra el mundo, y nadie más. Para poder abrirnos a los demás, para poder ser ciudadanos y personas sociales (muerte a las mal llamadas redes ídem) tenemos que conocernos (lo más posible) a nosotros mismos. Es imposible querer a otra persona, si uno no se ha conocido y aceptado a sí mismo. Lo que estaríamos haciendo sería proyectar y querer una imagen que nos conviene y nos completa en cierta manera. Independencia no es egoísmo, todo lo contrario. No caigamos en el error de "desprenderse de uno mismo" tan mal entendido por culpa de cierta religión. "Desprenderse de uno mismo" no puede ser negar la esencia de uno, con sus pulsiones incluidas. Comprendámonos, aceptémonos,  y quizá después podamos entender que significa ese concepto.

"Para olvidar algo es necesario haberlo aprendido antes."

Es curioso que pasa el tiempo y sigues reconociendo los mismos fallos en ti, pero por otra parte les ves un enfoque diferente. Asimismo, cuando vas profundizando en quien eres, a veces tienes miedo de lo que puedes encontrar, y hay momentos en los que todo se vuelve del revés, pero es un proceso necesario si queremos vivir una vida completa. Por eso, aunque duela, hay que equivocarse, y mucho, para poder aprender.  Y esa es la manera de empezar a quererse, asumiendo los errores. Y yo me pregunto, ¿que es querer?

Querer a alguien es tener la voluntad de conocerlo y aceptarlo. Querer no es poseer ni necesitar, querer es ser capaz de compartir los buenos momentos, y los malos, y no buscar reflejarse ni proyectar en la otra persona. Y parecía fácil, verdad? Por eso, querer no es una acción, es una vía, un camino que recorrer. Para poder querer en un instante es necesario seguir la búsqueda, tener intención y voluntad y vivir con atención.

¿Quizá vivir es querer, o viceversa? Vivir es un camino, nosotros escogemos en que manera lo haremos. Os deseo un buen año, y que sobre todo os encontréis con la persona que más necesita vuestro amor, vosotros mismos.

Un abrazo muy fuerte.

PS: Sigo pensando que la vida es un camino, en todos los aspectos. Hay que renegar del "hacer las cosas bien o mal" porque eso en la naturaleza no existe. Las cosas se hacen y punto, poniendo toda nuestra voluntad, eso sí. No nos exijamos más de lo que somos, pero pongamos lo que somos en lo que hacemos. Los juicios de valor son humanos, y en la vida no tienen más sentido que el de un añadido externo que nosotros le ponemos, y que no es necesario en absoluto. No quiero extenderme que parezco un abuelo contando batallitas, una vez más, feliz año!

2 comentarios:

Nana dijo...

Mi reflexión para el 2010 es la siguiente:

Si el 31 de diciembre de 2009 estaba en mi casa pensando: Desde luego, hay que ver lo rápido que pasa el tiempo; hace exactamente un año que estaba pensando esto mismo y preguntándome si el 2009 pasaría tan deprisa, y me dije que sí, que seguramente el 31 de diciembre de 2010 estaría pensando exactamente lo mismo y preguntándome si el 2011 pasaría igual de rápido y diciéndome que sí y que seguramente volvería a caer en esta reflexión en bucle , y esto lo voy a hacer todos los años que vengan llegará un año en el que no sea capaz de salir del bucle y me tendrán que meter en en manicomio. Así que creo que voy a dejar de pensarlo y al menos de profundizar tanto en el pensamiento. En lugar de eso me dedicaré a hacer comparativas de la decandecia física de Belén Esteban entre un año y el siguiente.

Rudo Curtir dijo...

Belén Esteban va camino de automomificarse.