jueves, 11 de noviembre de 2010

Guitarra camaleón

Otra nueva entrada en mi apartado de instrumentos raros. Esta es una innovación de un señorito del MIT. O sea, que es bastante espabilado.

La idea es simple, pero compleja (a ver si me consigo explicar, porque tengo un resfriado que me abotarga el cerebro ahora mismo). Veamos: Se trata de una guitarra digital con una parte acústica. Vamos bien? Podría ser algo parecido a una Variax de Line6, pero no, es diferente. En una Variax, tu seleccionas el modelo de guitarra que quieres que suene, entonces las notas que tocas son "leídas" por el computador digital, y esta envía una señal modelada en base al modelo (valga la rebuznancia) de guitarra que hayas elegido. O sea, que tu escoges sonar como una Strato, o una Tele, o una LP, simulándolo digitalmente.

En este caso, tú escoges un "resonador", literalmente un trozo de madera al que le conectas unos sensores. Cuando tocas la guitarra, este resonador vibra en base a sus características físicas, y los sensores detectan la forma en que lo hace. Eso se transmite al procesador digital incorporado, que lo que hace es tomar ese patrón resonante y simular una caja de resonancia (valga la redundancia again) en base al material que le has proporcionado. O sea, que con infinitos materiales tendrías infinitos sonidos, además de poder modular el tamaño de la caja de resonancia. Por tanto, hay una parte puramente acústica, y otra digital.

Si me habéis seguido hasta aquí, ved el vídeo que os quedará todo más claro (espero, mis disculpas si no):


Como invento, muy chulo y muy bien pensado. Ahora bien, prefiero una guitarra normal. Yo te soy muy clásico.

2 comentarios:

Nana dijo...

Es flipante.

Rudo Curtir dijo...

Sí, como concepto es tan simple, y la vez tan potente, que sorprende. Otra cosa son los resultados, claro.