sábado, 2 de octubre de 2010

Un temilla

Empezó siendo serio, pero no lo terminé y lo dejé para otro día. Después empecé a meter cosas, y al final decidí que fuese un despropósito, de ahí el título. Es como una broma musical, pero sin clase. A mí casi me duele la cabeza escuchándolo, así que vosotros veréis.

Green Dog.

Hasta me da vergüenza y todo, fíjate.

No hay comentarios: