viernes, 1 de octubre de 2010

Inicio del curso

Se acabó, al menos de momento. Tengo que escribir el proyecto fin de carrera, el cual estoy realizando en una empresa con un convenio de prácticas, pero a nivel académico, estoy liberado de clases y exámenes. 

Nueve años en la Universidad. Un tercio de mi vida, que ahora que lo escribo me parece increíble. Una licenciatura y una ingeniería técnica (que aún no tengo, conste). Ahora qué?
Fluir.









Vale, esa era la respuesta bonita y poética para hacerme el guay, interesante y cultivado (papi Homer). Pero en realidad los hombres no tenemos sentimientos (verdad, Nana?), así que habrá que terminar el proyecto, inscribirse en el paro, echar currículos (culos curriños?), y quién cojones sabe.


Enjoy the ride.

3 comentarios:

Nana dijo...

Mi más sincera enhorabuena, pero lo tuyo son mariconadas. Éste que empieza es mi décimo curso en la universidad y, de momento, lo único que me queda después de un tercio de mi vida aquí son dos carreras empezadas (y algo de experiencia en ciertos campos espinosos de la vida, pero eso no suele contar en el currículum).

Toda mujer sabe o intuye que los hombres tienen sentimientos, sencillamente porque es imposible ocultar semejante cosa a quien domina el arte de la simulación, y de eso nadie sabe más que nosotras. Carezco de pruebas empíricas, es cierto, pero en cuanto las consiga se os acaba el chollo de haceros los duros para impresionar a las nenas, y además tendréis que reconocer que, en realidad, no tenéis ni idea de cómo interpretar mapas.

Rudo Curtir dijo...

Muchas gracias en primer lugar.

Ahora bien, te equivocas en dos cosas. Yo no me hago el duro para impresionar a las nenas, es que soy duro de serie. Duro de mollera claro está.

Y sí que sé interpretar mapas. Mapas de bits dices, no?

Nana dijo...

jajajaja