domingo, 26 de septiembre de 2010

Avocalyptica

Just for the lulz:







La de Dimmu me ha molao, la original me gustaba ya de antes.

6 comentarios:

Nana dijo...

Joder, qué risas dios mío. Conocía a los de Apocalyptica, pero de no tenía ni idea de la existencia de éstos tipos. Tenía un compañero de colegio que era un obseso de Pantera, y en los magostos siempre se presentaba vestido de camuflaje de pies a cabeza, con un cuchillo de caza enfundado en la caña de la bota y con un machete para cortar leña. Le llamábamos Cheewee. Así que las canciones de Pantera siempre me traen recuerdos bastante surreales (good old times).
(Llevo un par de semanas teniendo problemas con los plugins de vídeo y el día que puedo ver un vídeo entero es un milagro)

Rudo Curtir dijo...

Ves, alguien se presenta así en un colegio gallego y no pasa nada. En Estados Unidos se llevaría a 5 por delante como mínimo.

En realidad estoy flipando con tu compañero, no me hago a la idea (lo del machete me parece fetén, que conste).

Nana dijo...

No me extraña que flipes, a nosotros nos parecía normal porque nos criamos con él. El tío es un bendito, como un cencerro, pero un bendito absoluto. Era enorme (por algo le llamábamos Cheewee) y tenía una dentadura que acojonaba. Una vez, ya cuando había terminado el colegio, me lo encontré por la calle (y siempre ha hablado y sigue hablando en voz muy alta y vocalizando de una manera muy particular) y me contó que venía de cazar corzos en los Peares (era un poco fantasmón, o sea que lo de los corzos no me lo terminé de creer. Seguramente sólo había estado cazando conejos, acechándolos a la salida de sus madrigueras con la cara pintada y el cuchillo en la boca, como Stallone en Acurralado, o como Scharzenegger en Depredador). Otra vez que me lo encontré el tío iba a afilar el andújar (el cuchillo que, repito, siempre llevaba enfundado en la caña de la bota). Era un tipo muy duro, pero todo un caballero, y mientras estaba en el colegio quería meterse en el ejército. Luego cambió de opinión y se dedicó a estudiar artes marciales, estuvo un tiempo currando en protección civil, hizo un cursillo de submarinismo, y no sé si también algo relacionado con helicópteros.
Un personaje acojonante.

Rudo Curtir dijo...

Siempre he pensado que Vigo tiene un problema. Está a caballo entre lo urbanita (del palo) y lo rural, y eso se nota en la gente. Quieren ser todos muy guays pero no llegan a chachis, para entendernos. Hay mucho negacionismo de la tradición y sobre todo, mucho pijomierda.

Hoy fui a las termas de Outariz, y me di cuenta de que Ourense tiene un toque más auténtico (pensando en la gente que conozco de allí también). Quizá porque los ourensanos son de Ourense? (y los vigueses también?)

Me estoy inventando todo esto? No lo sé. Estoy diciendo chorradas como pianos? Probablemente. Será el azufre? No lo descarto.

Nana dijo...

Ahí le has dado: los vigueses sois de Ourense, amigo, al menos en espíritu.

Sin embargo lamento contradecirte. Ourense está lleno a rebosar de pijomierdas, te lo aseguro. Otra cosa es el carácter ourensano, pijomierda o no. Tal vez la diferencia tenga más que ver con el tipo de vida que se lleva en Vigo y la que se lleva en Ourense, que no tienen nada que ver. Ourense es un sitio más apacible y mucho más familiar, en el sentido de que allí, de una manera o de otra, todos nos conocemos. Y si tú no conoces a alguien, seguro que tu madre, o tu hermano, o tu mejor amigo sí le conoce. Eso influye mucho en el carácter y en el sentido del humor. Pero tampoco te creas que Ourense es la panacea.
Aunque en las termas se esté muy agustito.

Rudo Curtir dijo...

La panacea no es, no, pero el pan de Cea está que hace la boca agua. Qué bueno.

Una bolla después de un día de entrenamiento y termas... tengo que hablar con alguien que yo me sé cuando se venga de vacaciones por la tierra que lo vio nacer.