miércoles, 2 de junio de 2010

24 perdidos muy tristes.

La semana pasada terminaron unas cuantas series. Y habiendo perdido (juju) tanto tiempo de mi vida con ellas, creo que es justo que comente algo de cada una. Así que allá voy:

LOST:

De esta serie me quedo con la primera temporada. El equivalente actual a lo que en su día fue Twin Peaks. Y al igual que Twin Peaks, se convirtió en un desastre de ahí al final.

A partir de la tercera temporada decidí dejar de darle importancia a las chorradas pseudo-científico-religiosas con las que querían arreglar todo el desaguisado que los propios guionistas habían montado, mintiendo en un principio cuando dijeron que todo iba a tener una explicación racional. Me centré en lo que más me había gustado, los personajes. Las historias de conflicto interior y búsqueda de cada uno de ellos, en especial Sawyer, Jack y Locke (al menos a mí son los personajes que más me gustaban, junto con Desmond y Linus), han sido las que mantuvieron despierto mi interés.

De todas maneras siempre tendré un recuerdo especial por todos los buenos momentos que me ha dado. Aunque no dejo de pensar que me hubiera gustado más que acabara (OJO SPOILER) así.


Qué vida más triste:

Pues parece que esta serie también ha terminado. Las dosis de humor y buen rollismo (e hijoputismo) que destilaba esta serie, me han alegrado el día en muchas ocasiones, y sus frases ya míticas como: "Toma, toma, flipa, flipa!" o "Qué no te da Josebas!" son ya un clásico por derecho propio.

Se echará de menos a Borja Pérez y a Joseba Caballero.

24:

Jack Bauer, el tío más duro del planeta. John Mclane sin sentido del humor. Chuck Norris sin barba. Steven Seagal sin coleta. Inteligente, bien entrenado, con sentido del deber, honrado y sobre todo, muy duro. Demasiado.

Aunque mucha gente desdeñó esta serie por la violencia que despliega, a mí siempre me ha parecido fantástica. Los conflictos morales que plantea, tanto personales como políticos, y su resolución, muestran el lado más vulnerable del ser humano, y no son difícilmente extrapolables a nuestra vida en ocasiones.

Lo peor, su sexta temporada, con un argumento metido con calzador. En cualquier caso, y con una película en ciernes, una de mis series de televisión favoritas.

Os dejo la que ha sido la muerte más bestia provocada por Jack en mi opinión. Desde que la vi, ninguna me ha impactado tanto como esta. Es de la temporada 6, y no es ningún espoiler porque es un terrorista sin nombre:



Tres series con las que he reído, y con dos de ellas llorado (con QVMT no xD). Buenos recuerdos.

Un saludo.

No hay comentarios: