jueves, 24 de diciembre de 2009

Smack my bitch up! (muy apropiado en estas fechas)

Acojonante. Un remake del "clásico" de The Prodigy, cogiendo los samples originales y explicando el proceso. Bestial lo que se puede hacer hoy en día digitalmente en tiempo récord.



Kudos a Jim Pavloff.

Si no os gusta el Drum and Bass, ajo y agua.

No hay comentarios: