sábado, 1 de marzo de 2008

Así que sí...

La gente se queja de que no actualizo esto... pero es que qué queréis. No comentáis, así que yo deduzco que nadie lo lee :/

De todas formas, como esto es un blog, y no una sucursal del Utube, hoy os voy a contar algo.
Ahora es cuando puedo empezar a poner lo que quiera, porque sé que no lo vais a leer, ya que entrais aquí para ver que vídeo friki me he encontrado en las múltiples horas en las que malgasto mi tiempo surfeando por la red...

Porque sí, nunca habéis meditado por qué ritualmente encendéis el ordenador, arrancáis Windows(TM, no quiero líos con el Guille), cargáis el explorador (espero que mozilla) y os logueáis al Msn ? Y recalco ritualmente. Como un hábito adquirido, pero carente de sentido, como algo que pensáis que os hace falta. (Tened en cuenta que aunque lo pongo en 2ª persona, pero realmente hablo por mí mismo).

Pero no hace falta. Podríamos estar aislados completamente del mundo exterior y sobrevivir. Ah, amigo (y que no te saque la c), cuál es el problema? Para que esto sea posible se necesita una condición ineludible. Estar en paz con nosotros mismos. Has sido capaz alguna vez de sentarte contigo mismo, sin pensar en nada, y estar tranquilo?

Por qué no es fácil? Porque creemos que debemos cumplir un cometido, que si no estamos haciendo algo estamos malgastando nuestra vida, pero, yo me pregunto, hay un cometido realmente? O simplemente es algo impuesto por la sociedad fundamentada en que estemos todos y sobre todo algunos más cómodos?

Cómodos no es la palabra, acomodados sí, porque al final, después de miles de años de historia y progreso, el ser humano tiene los mismos problemas. Se siente solo, vacío, busca su identidad. Seguro que habéis leído textos como el que estoy escribiendo miles de veces, pero pensad una cosa, ¿vale la pena preocuparse por lo que va a pasar dentro de un año, un mes, mañana, una hora?
La respuesta es NO. No vale la pena preocuparse. Hay que tener cabeza, eso está claro, y prepararse para lo que pueda pasar, para eso aprendemos lo que podemos, en la escuela de la vida. Pero prepararse es un proceso productivo, mientras que preocuparse no lo es.

Pensadlo de esta manera, imaginaos esta escena:
"Dentro de 5 minutos tengo que dar una charla sobre economía ante 100 personas, entre las que hay grandes expertos. Me preocupa lo que pueda salir mal, que me trabe, o me olvide un dato importante en el peor momento. O que se den cuenta de que la gráfica 2 está incompleta. Pero realmente, preocupándome no estoy consiguiendo solucionar estos problemas, no me estoy concentrando, y estoy provocando un bloqueo mental que me impide recordar siquiera por donde empezar mi charla..."

Preocuparse no solo es inútil, es contraproducente, pero "no lo podemos evitar", porque nos han programado así: "Si no te preocupas te va a ir mal en la vida" cuando en realidad es "preocupándote te va a ir mal en la vida".

Preocupándonos malgastamos nuestro tiempo y derrochamos el momento más fundamental de nuestra existencia: el ahora mismo. Porque proyectamos nuestras expectativas en momentos que no existen: dentro de 1 minuto, dentro de una hora, dentro de un año... Pero dentro de un año no existe, sólo existe ahora. Porque dentro de un año será tu ahora, y seguirás preocupado por el dentro de un año.

Y me pongo metafísico diréis, y por qué os preguntaréis, que autoridad tengo yo para deciros lo que es correcto. Pues no tengo ninguna, pero lo que sé es que llevo haciendo que mi vida sea una mierda muchos años porque no puedo evitar preocuparme hasta por las cosas más absurdas. Y sólo es culpa mía, independientemente de los factores educacionales y sociales y fisiológicos. Porque yo ya sé que no es correcta mi manera de ser, y sé que puedo cambiar, por tanto el problema es sólo mío, y es la lucha interna constante que me mueve, el tratar de vivir conmigo mismo y no contra mí.

No creo en religiones, ni métodos espirituales, creo que podemos cambiar si queremos, pero que preferimos seguir con la rutina, porque nos es más cómodo. El cambio implica esfuerzo, afirmarse a uno mismo en contra de lo conocido y lo seguro, y es un riesgo que no estamos dispuestos a asumir muchas veces.

Un abrazo a todos.

5 comentarios:

elcontrabandista dijo...

Sabio, Rudo.

varo dijo...

Joder, nunca me habia molestado en ver como se posteaba, la verdad.

Pero sabes q pienso como tú. Es absurdo que veamos la vida como un constante "el tiempo". Por que preocuparse del tiempo que va a hacer mañana, si mañana lo vas a ver, o el tiempo de pasado mañana, si mañana vas a ver el tiempo... Y seguro que para colmo es otro, y ya has reservado billetes con ryanair! Q le den por culo. Así me va, pero eso tb es porque soy un puto vago... Y eso te lo dejo para otro desbarre-desecho.

Rudo Curtir dijo...

Graciñas fenómenos. :)

Varo, le he de dedicar un post a la vagancia ;)

Cabaleiro Sentai dijo...

"Tengo el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar. Si en determinado momento me hubiera vuelto para la izquierda en lugar de para la derecha. Si en cierto instante hubiera dicho sí en lugar de no, o no en lugar de sí. Si en determinada conversación hubiese tenido frases que sólo ahora en el entresueño elaboro. Si todo esto hubiera sido así hoy sería otro y quizá el Universo entero sería insensiblemente llevado a ser otro también. Pero sólo ahora lo que nunca fui ni seré me duele. Voy a pasar la noche a Cintra porque no puedo pasarla en Lisboa pero cuando llegue a Cintra me va dar pena de no haberme quedado en Lisboa. Siempre esta inquietud sin resolución, sin nexo, sin consecuencia. Siempre, siempre, siempre. Esta angustia excesiva del espíritu por nada. En la carretera de Cintra, o en la carretera del sueño, o en la carretera de la vida. A la izquierda hay una casucha al borde de la carretera. A la derecha, el campo abierto con la luna a lo lejos. El auto que parecía hace poco proporcionarme libertad es ahora algo en lo que estoy encerrado. A la izquierda, hacia atrás, la casucha modesta. La vida allí debe ser feliz sólo porque no es la mía. Si alguien me ha visto desde la ventana de la casucha soñará: ese que va en el auto es feliz".

Fernando Pessoa.

Anónimo dijo...

Este post me recuerda al speech de Sammy hagar en Right Here Right Now de Van Halen creo que al principio de Panama